Cuándo debe o no debe rediseñar su página web

Para muchas empresas, el rediseño de la página web es una perspectiva emocionante y aterradora a la vez.

Como Agencia de marketing digital sabemos que este proceso puede ser caro e ineficaz, pero no tiene por qué serlo. Dado que el éxito de un sitio web depende en gran medida de él, es tan importante tener en cuenta cómo crear un nuevo sitio web como su contenido, por lo que hemos reunido algunas formas nuevas de enfocar y agilizar el proceso. En este artículo, utilizaremos una analogía con el rediseño del salón de su casa para dar más claridad a estos conceptos.

¿Qué es lo que falla en su página web actual?


Antes de empezar a rediseñar un sitio web, es importante preguntarse por qué su sitio actual no funciona.

Los problemas más comunes son:

No nos gusta el aspecto del sitio: El diseño de un sitio establece la primera impresión, por lo que no es de extrañar que las organizaciones estén interesadas en mantener sus sitios visualmente atractivos. A menudo, nos proponen un rediseño cuando la estética visual de un sitio web parece anticuada o ya no coincide con la marca de la organización.


La funcionalidad del sitio no funciona bien: Las organizaciones que buscan una funcionalidad nueva o actualizada en un sitio web suelen aprovechar la oportunidad para rediseñar su sitio. A veces, las nuevas funcionalidades repercuten en todo el sitio (por ejemplo, la posibilidad de realizar compras en lo que antes era un sitio de folletos) y otras veces son específicas de una página o sección.


Nuestro sitio no genera suficientes clientes potenciales: Es habitual que una organización quiera empezar de cero si su sitio web actual no está generando suficientes clientes potenciales o ventas. Esto se debe a la idea de que se pueden obtener mejores resultados con un sitio nuevo que con la reparación de uno que no funciona, pero en realidad no siempre es así.


Los usuarios de nuestro sitio no pueden encontrar el contenido que necesitan: Los sitios grandes pueden llegar a ser engorrosos para los usuarios y los administradores, por lo que no es de extrañar que una organización quiera empezar de nuevo. Un rediseño del sitio web ofrece una gran oportunidad para realizar una auditoría de contenidos y replantear la arquitectura de la información, ayudando a reducir y organizar el contenido existente o una nueva creación de contenidos digitales


El CMS y las integraciones están anticuados: Cuando la tecnología de un sitio comienza a obstaculizar su capacidad de funcionar bien, entonces es el momento de un nuevo sitio. El sistema de gestión de contenidos, las integraciones de terceros y el código crean la base del sitio, y si no funcionan correctamente, el sitio tampoco lo hará.


El sitio no nos ayuda a alcanzar nuestros objetivos: Los objetivos de marketing de una organización evolucionan con el tiempo, y si su sitio no puede seguir el ritmo, es hora de considerar un cambio. Su sitio tiene que cumplir sus objetivos de marketing. De lo contrario, nunca será una herramienta eficaz para su empresa u organización.


El sitio es difícil de actualizar: Los administradores de la web son a menudo los usuarios olvidados de un sitio web, pero su capacidad para actualizar fácilmente el contenido es esencial para el éxito de un sitio. Mejorar esta experiencia hace que un sitio web sea más eficiente y eficaz.
Saber por qué quiere un nuevo sitio web puede ayudarle a determinar cuánto trabajo tendrá que realizar para conseguir el sitio web que su organización necesita para alcanzar sus objetivos, así como el mejor enfoque para conseguirlos.

Renovación del sitio web frente a rediseño del sitio web


Renovación de la página web


Un nuevo sitio web no significa que haya que empezar de cero, a veces sólo hay que hacer algunas actualizaciones en el sitio existente para que tenga el aspecto y el funcionamiento que usted desea.

Una actualización puede utilizarse para realizar cambios importantes en un sitio, pero en lugar de construirlo desde cero, se está actualizando y cambiando lo que ya tiene. Piense en ello como si comprara muebles nuevos para una habitación: es la misma habitación que tenía antes, pero la ha hecho parecer diferente y funcionar mejor para usted.

Este enfoque es más fácil, más rápido y requiere menos recursos en un momento dado, pero puede tener limitaciones en función de la tecnología que esté utilizando y de cómo funcione el sitio actualmente.

Resideño de la página web


Un rediseño es lo que la mayoría de la gente piensa cuando empieza a planificar un nuevo sitio.

Un rediseño adecuado implica diseñar, desarrollar y estructurar un nuevo sitio desde cero. Es como derribar una habitación, reconstruirla desde los cimientos y luego añadir un nuevo color de pintura, alfombras, muebles, etc.

Este proceso es más complejo, más lento y más costoso que una actualización, pero a veces puede obtener una mejor relación calidad-precio. Piénselo de esta manera, si su sitio web necesita tanto trabajo que le llevará más tiempo deshacer y arreglar lo que existe que empezar de nuevo, entonces un rediseño es probablemente la mejor opción para usted.

La mejor manera de averiguar qué enfoque es el adecuado para su organización es mantener una conversación sincera con una agencia digital sobre lo que necesita de un nuevo sitio: sus objetivos, los problemas existentes, el presupuesto y los plazos.

Posibles modificaciones al crear páginas webs


Una vez que sepa si va a realizar una actualización o un rediseño, podrá determinar qué proceso de producción va a utilizar.

El objetivo es construir un sitio que funcione mejor que el que ya tiene y luego mejorar el sitio basándose en los comentarios de los usuarios. También es importante entender el proceso de compra de los clientes para poder incluir cada paso del embudo de ventas en el lanzamiento inicial. Esto garantiza que su nuevo sitio web pueda generar clientes potenciales y ventas desde el principio.

En Diceto, utilizamos tres procesos diferentes al crear o actualizar sitios web. Independientemente del proceso que utilicemos, combinamos la estrategia y los resultados basados en pruebas para ayudarnos a optimizar nuestros sitios para nuestros clientes y sus usuarios:

Cambios superficiales
En algunos casos, una organización sólo necesita arreglar las cosas que están rotas, por lo que la mayor parte del sitio se puede dejar como está. Este enfoque se centra principalmente en la actualización de los elementos rotos de un sitio.

Por lo general, se trata de correcciones de la funcionalidad, pero también pueden incluir el cambio de la mensajería, la reubicación de las páginas existentes en la arquitectura del sitio, la realización de una auditoría de contenidos o la eliminación de los administradores que ya no necesitan tener acceso al sitio.

Estos arreglos rápidos pueden devolver al sitio su gloria original sin mucho tiempo ni inversión.

Optimización constante
El objetivo de este proceso es lanzar el sitio inicial rápidamente y luego seguirlo con actualizaciones adicionales y la optimización de la tasa de conversión basada en el análisis de datos posterior al lanzamiento, es decir, lo que resuena con los usuarios.

Para lograrlo, el sitio inicial se lanza sólo con lo que es «crítico» para la capacidad del sitio de convertir a los usuarios.

Tras el lanzamiento, se añaden funcionalidades y contenidos secundarios según sea necesario, y comienzan las pruebas de tasa de conversión. Piense en esto como si se tratara de una aplicación en su teléfono: al lanzamiento inicial le siguen actualizaciones periódicas de las funciones que ayudan a mejorar su usabilidad y seguridad.

La ventaja de este enfoque es que puedes poner algo en marcha rápidamente, lo que significa que puedes observar los datos de los usuarios para determinar cómo se relacionan con el sitio y qué pasos siguientes valdría la pena dar.

Rediseño web total
Hay algunas situaciones en las que se requiere un sitio completo en el momento del lanzamiento. Esto suele ocurrir cuando todas las piezas móviles tienen que funcionar juntas para lograr los objetivos del sitio.

Un buen ejemplo de esto es un sitio de comercio electrónico, donde el catálogo completo de productos, el carrito de la compra y la pasarela de pago tienen que existir para que se realice una compra. Aunque se tarda más en lanzarlo que las otras opciones, su punto fuerte es que se puede tener todo en marcha a la vez.

Un nuevo sitio web puede tener un gran impacto en los objetivos comerciales de una organización. Planificar cómo se va a crear un nuevo sitio al principio del proyecto ayudará a garantizar que se obtiene un sitio con la mínima interrupción y el máximo impacto. Es importante trabajar con una agencia que pueda guiarle a través del proceso, sea cual sea, para que pueda obtener el sitio que desea y que sus usuarios necesitan.

Carlos Garcia

¿Necesitas ayuda con el marketing digital de tu empresa?

Consultoría Gratuita

Otros artículos que le pueden interesar:

Es hora de impulsar tu negocio

Te ayudamos a MULTIPLICAR tu facturación

¿Tienes preguntas?

Envienos un mensaje, estamos encantados de atenderte

Algunos artículos que le pueden interesar :